Ubicada en la esquina de la carrera 13 con calle 9, esta casa vieja -por demás abandonada- tuvo una caída de dos pares de tejas tras la reciente lluvia y, desprendimiento de fragmentos de lo que llaman “alero” de la parte señalada en su techo.

Comerciantes del sector comentan entre sí el riesgo que ha comenzado a representar dicho inmueble, mientras que los transeúntes que se percatan prefieren cambiar de acera o bajarse del andén, con el riesgo también de ser atropellados por “esos conductores” que, viniendo por la novena, toman el cruce de la trece de manera acelerada e imprudente.

Los caminantes deben estar atentos al desplazarse por esta equina, mirando hacia arriba para que no los vaya a “sorprender” la caída del techo y, a su vez, para que un “posible acelerado conductor” no los vaya a atropellar.

¡Por Favor! … Si de pronto, una alternativa o respuesta de eventual solución depende de la Oficina de Planeación del Municipio, “que alguien le indique” al titular para ver qué definen “de manera transversal” con los otros entes o despachos competentes, de tal forma que, no siga esta esquina representando peligro para los transeúntes como sucede actualmente con la otra “casa vetusta” en la esquina de la carrera 10 con calle séptima.