Con estas cuerdas “como señalización” han tenido que acudir los habitantes de los inmuebles ubicados sobre la carrera trece, entre calles 1ª a la 3ª, ya que algunos conductores invaden con sus vehículos el área del peatón.

Tal es la situación, que hasta la misma oficina de instrumentos públicos se veía afectada unas veces porque tomaban ese trayecto como vía y otras, porque lo pretendían tomar como parqueadero.

Un lugar de educación infantil ubicado en esta misma zona, también ha tenido que acudir “a esta práctica” para poder “de alguna manera” evitar que especialmente motociclistas, tomen como autopista ese espacio de la vía semipeatonal.